domingo, 27 de noviembre de 2011

Amanecer asesinando un ocaso


Puede que sea posible encerrar la inmensidad del océano
en tu pequeña pecera de cristal, o que un día, veas
el desierto goteando en un reloj de arena,
mientras en el fondo, crecen margaritas de colores.




Puede que los torrentes de ayer sigan mojándonos hoy 

y que Pandora  abra  de nuevo la caja de los vientos, 

se introduzcan en alguna grieta mal tapada de nuestro cerebro, 
allí, donde guardábamos los recuerdos, y nos llegue 
el bendito virus que nos haga olvidar, la desmemoria.






Pero las horas siguen pasando, puntuales,



una tras otra, incansables, en su eterno desplazar de agujas

-y hace veinticuatro horas se acabo el plazo

que permitía la reventa de entradas para el paraíso-.

 No llegamos a tiempo , una vez más.


Aunque aún faltan estaciones para que la primera
lluvia de estrellas empapé nuestra habitación,
sólo encontré una cosa inmutable, una sola,
ya ves; eso, que te amo.


Sé que en una noche se puede llorar toda una vida,
-quizás, la que no tendremos-
un pasado, un presente, un futuro, 
y convertirse en oscuridad eterna
hasta que un día, el sol, cansado de no lucir, 
empuña su espada de rayo
y se alía con la mañana…sí , 
ayer el ocaso fue asesinado por el amanecer.


Bajo mi disfraz de yo, hay otra que me invade, de nuevo.

H de L

10 comentarios:

Jucar dijo...

Que placer poder leerte de nuevo, empaparme con tus letras que, como siempre, hacen soñar.
¿Qué vas a hacer con blogia?

Un beso

Sorti dijo...

¿Llegar a tiempo? mejor que rondar cien años...
Ahora en serio: Siempre estamos en tiempo de recordar u olvidar, de soñar océanos, de sentir, al margen de un reloj... ocaso tras amanecer, amanecer tras ocaso... eternamente... Siempre habrá tiempo para escribir unos versos...
También se pueden pintar soles de medianoche (guiño).

TORO SALVAJE dijo...

El poema cruje sentimientos.
Muy bueno y muy triste.

Saludos.

Gema dijo...

¡Cuántos años sin leerte! Pero no has perdido ni un ápice de talento, al contrario! Es un precioso poema!!!

Estaré atenta a tus publicaciones.
Un fortísimo abrazo.

Vivir soñando, ¿Es no vivir?

Javier Herque dijo...

Nos vestimos con un “puede”, con un “por que/porque”, con un “quizás”, con la esperanza de acertar o equivocarnos y siempre hay alguien cerca…cerca-lejos…que nos habita, complementa o estorba mientras las margaritas se tiñen de colores y los sentimientos saben de peceras, de canicas o de pompas sin vértigo.

Un placer leer tus palabras.

Beso.

Navegante Del Alma dijo...

Fantástico, una extraordinaria capacidad para el relato que se desliza claramente entre las metáforas.
Y una sensación de plenitud que quisieramos vivir todos.
Un saludo.

Ihintza H de L dijo...

Muchas gracias a todos/as os dejo una sonrisa en vuestro cielo...
H de L

ángel dijo...

Gracias por tu comentario en el poema de Rosario Castellanos. Tus letras me permiten empezar a leerte en tu casa.


Saludos...

Girasol dijo...

Visitando tu casa virtual y contenta de conseguir tal hermosura.Realmente Hermoso.

Saludos.

Ihintza H de L dijo...

Gracias Girasol, despliego las alas sobre el tuyo...
Sonrisa