jueves, 28 de abril de 2016

Demasiado Tarde

Demasiado tarde


(Visión de la víctima)


Se levantó como una exhalación esquivando el puñal sobre su carne. Salió corriendo de la estancia, llegó a la cocina y armándose con el cuchillo jamonero volvió a la habitación. 
Demasiado tarde, el homicida se había dado a la fuga por la ventana y lo único que quedaba era su cuerpo tendido y sin vida en un charco de sangre.


( Visión de asesino)

De que estaba muerto o agonizante no tenía duda, acababa de asestarle un navajazo en el costado. 
Le robó el rolex de oro y se dispuso a registrar a fondo la habitación, en algún lugar debían de estar las llaves de la caja de seguridad. Sintió un escalofrío en la nuca y oyó un ruido en el pasillo. Se asomó y vio un cuchillo flotando en el aire que se dirigía a toda velocidad hacía él, no lo pensó dos veces, saltó por la ventana.

                                                                   H de L

                                           

viernes, 25 de marzo de 2016

El mundo según el barquero (mixto prosa y poesía)











Primaveras lluviosas, a ambos lados del cielo,
un pájaro carpintero picotea una nube
desangrándose en una cortina de lágrimas reblandece la tierra,
que se convierte en un cenagal de lodo y sangre.
El barquero queda encallado en un banco de brazos,
movimientos desesperados intentan asirle y arrastrarle.
Neptuno resurge de las profundidades con los ojos cegados,
En su titánica huida choca contra la proa, volcando la barca.
El barquero herido queda semiinconsciente.
Un látigo le golpea las sienes.
Una zona dormida de su cerebro es activada,
los recuerdos invernando tras su retina, se suceden en imágenes;

los días de ceniza,
ella sonriéndole por primera vez.

Vacas tomando el
,

ella lanzando besos al aire tras una cámara fotográfica.

Flores plantadas boca abajo
ella besándole los labios.

Una manada de caracoles salvajes de siete cuernos
y graffitis reivindicativos en sus cáscaras ocupando una cabina telefónica,
ella sobre él, amándole, dominándole.

Una plantación fálica,
ella su jardinera fiel.

Un hombre pegado a una lágrima,
ella diciendo adiós.

Una casa abandonada, compartimentos estancos,
una habitación vacía.

El barquero yace sobre la tierra que sangra...


H de L


*Desconozco el autor/a de la fotografía. He estado jugando con ella y convirtiéndola en algo que no tiene que ver con la original, sino le gusta con decirme que la quite...Mientras, muy agradecida de que luzca junto a mi poema.

viernes, 11 de marzo de 2016

Sendero de niebla y sol





No pasan los días por que sí, ni siempre es posible una vuelta atrás - aunque haya círculos tan similares que parezca que damos vueltas a la misma plaza-. 


Uno emprende un sendero, y cuando quiere darse cuenta, el reloj marca las doce, las campanadas resuenan en nuestros tímpanos y resulta imposible retroceder, o, querer hacerlo, o, simplemente: poder. Y tú , sí tú, sabes que a veces se llega lejos, otras, apenas comenzaste el camino, pero, ayer ya pasó y esto es lo que tienes: un presente aullándote los errores / aciertos, una tormenta siguiéndote las huellas- quiere descargar su rabia sobre tu cabeza- y dejas que la lluvia cese- agazapado bajo una cornisa-, sin que pueda mojarte.

La nubes quedan expectantes sobre el tejado, vigilantes, tapizando el cielo que ayer nos regalaba el brillo de tu sonrisa, ahora, cuencas vacías dejan paso al desasosiego, a fuentes llorando en los parques, a niños que no juegan, a niños sin padres, a padres sin hijos, buscándose sin poder hallarse, como tú y yo, que nos rastreamos y no nos encontramos, y cuando menos lo pretendemos, descubrimos nuestros rostros reflejados en el hielo- en alguna ocasión el sol cegó nuestra visión en los cristales de agua- y allí: nos palpamos los miedos, nos disfrazamos de sombra, nos entra el hambre del otro , nos comemos, y sólo bebernos los labios es efectivo para apagar nuestra sed, pero luego, llega la niebla, lo envuelve todo y de nuevo, nos perdemos

                                                                              H de L








Fotografía: desconozco el autor

sábado, 5 de marzo de 2016

Dualidad entre lo que parece y no es




Dualidad entre lo que parece y no es


Uno pierde los instintos
y se inventa al fondo de la calle,
bajo el adoquín de la escalera,
tras el cuarto menguante de los sueños:
debilitado, extenuado, conmovido
de buscarse sin encontrarse, de ser(se), siendo.

Una se desnuda de certezas
y se deshoja gota a gota
hasta hallarse  en los poros bajo el suelo,
producto de los charcos de su mirada.
¿Puede haber condena más cruel
qué la indiferencia de sí mismo?

Pregunto. NO. Afirmo.



H de L


- Extraído de mi novela "cerrar un círculo abrir una espiral"
-Fotografía: Victoria Francis

Reseñas a golpe de vista- Dios es Dj- Tarta de queso



En Amazón y comparte libros he puesto 5 estrellas, cosa que casi jamás hago, tendría que ser la perfección suprema, aunque creo que las merece, sobretodo, merece ser leído.  En mi blog, voy hacerme un poco la dura. Sólo un poco.

He de reconocer que el título, personalmente, me echó un poco para atrás, como era una recomendación que me había llegado de forma especial, consideré que debía darle una oportunidad. En el capítulo uno ya estaba enganchada y no sólo no me he arrepentido sino que estoy deseando que salga el segundo. Me ha gustado especialmente la historia, su originalidad ( hay cierto detalle que intuyo un homenaje a Daft Punk no mera casualidad) y los personajes, bastante elaborados, con carisma, hasta el punto que casi me atrevería a decir que no hay un protagonista así con mayúsculas...

 Un gozadón, lo he pasado genial.