viernes, 11 de marzo de 2016

Sendero de niebla y sol





No pasan los días por que sí, ni siempre es posible una vuelta atrás - aunque haya círculos tan similares que parezca que damos vueltas a la misma plaza-. 


Uno emprende un sendero, y cuando quiere darse cuenta, el reloj marca las doce, las campanadas resuenan en nuestros tímpanos y resulta imposible retroceder, o, querer hacerlo, o, simplemente: poder. Y tú , sí tú, sabes que a veces se llega lejos, otras, apenas comenzaste el camino, pero, ayer ya pasó y esto es lo que tienes: un presente aullándote los errores / aciertos, una tormenta siguiéndote las huellas- quiere descargar su rabia sobre tu cabeza- y dejas que la lluvia cese- agazapado bajo una cornisa-, sin que pueda mojarte.

La nubes quedan expectantes sobre el tejado, vigilantes, tapizando el cielo que ayer nos regalaba el brillo de tu sonrisa, ahora, cuencas vacías dejan paso al desasosiego, a fuentes llorando en los parques, a niños que no juegan, a niños sin padres, a padres sin hijos, buscándose sin poder hallarse, como tú y yo, que nos rastreamos y no nos encontramos, y cuando menos lo pretendemos, descubrimos nuestros rostros reflejados en el hielo- en alguna ocasión el sol cegó nuestra visión en los cristales de agua- y allí: nos palpamos los miedos, nos disfrazamos de sombra, nos entra el hambre del otro , nos comemos, y sólo bebernos los labios es efectivo para apagar nuestra sed, pero luego, llega la niebla, lo envuelve todo y de nuevo, nos perdemos

                                                                              H de L








Fotografía: desconozco el autor

6 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Interesante e inquietante texto, que nos hace rebanarnos el coco para extraer varias conclusiones. Vivimos en un espiral, y como decía mi madre cualquier día es bueno para colgar las alpargatas. El pasado nos puede atormentar por diversas razones y experiencias vividas, pero si hemos llegado al presente, es porque mejor o peor lo hemos superado. Lo que da miedo es el futuro, que no sabes nunca lo que te puede deparar.

Saludos y gracias por tu visita.

TORO SALVAJE dijo...

Parece que estéis condenados por un amor loco y caprichoso.
Ante eso no hay lógica posible.
Vivirlo, intentar disfrutarlos los días buenos y seguir adelante.

Besos.

Ihintza H de L dijo...

Muy interesante análisis Rafa. Muchas gracias.

Toro, no te creas, nada, solo es literatura, me lo ha dicho un pajarito...

besos

Emmanuel Malavé dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Emmanuel Malavé dijo...

Me gusta tu percepción de las cosas.
Transmitir sentimientos a través de las palabras no es fácil. Me gusta como escribes... Enhorabuena.

Ihintza H de L dijo...

Muchas gracias Emmanuel, bienvenido a mi pedacito de universo...